Kathleen Brooks conduce su Beetle 1967 restaurado de Volkswagen junto al mar.

Restaurando Annie the Beetle para su propietaria de 50 años y contando

20 DE DICIEMBRE DE 2018 

Kathleen Brooks recuerda cuando compró su primer auto nuevo. Tenía 21 años en diciembre de 1966, cuando acudió a un concesionario de Volkswagen en Riverside, California, y salió con un VW Beetle 1967 en rojo rubí, con interior de vinilo blanco, escape mejorado y 53 caballos de potencia. Precio total: $2,300 con un préstamo de $28.87 por mes.

Debido a su revestimiento rojo, Kathleen rápidamente llamó a su auto “Annie”. Pronto, las millas comenzaron a acumularse, a medida que conducía por el sur de California, de San Francisco a San Diego, por motivos de trabajo y para irse de vacaciones, y en momentos de diversión y de enfermedad. Mediante reparaciones y dándole mantenimiento de la mejor manera posible, Kathleen mantuvo a Annie en la carretera a lo largo de 350,000 millas y más.

 

Fotos antiguas de Kathleen Brooks y su escarabajo Volkswagen de 1967 sobre una mesa con una cámara antigua y una taza de café.

 

En diciembre de 2016, Kathleen llamó a una estación de televisión de San Diego con una pregunta. ¿Les interesaría una historia sobre una mujer que quería celebrar el cumpleaños número 50 del único auto que había tenido? Lo estaban, y también Volkswagen.

Para celebrar a esta propietaria especial y su relación única con Annie, Volkswagen ofreció restaurar a Annie en su fábrica en Puebla, México, donde se ensambló el último Beetle con enfriamiento por aire en 2003. El resultado fue más de lo que nadie esperaba.

La despedida de Annie

La primera pregunta que podría hacerle a Kathleen es: ¿por qué se quedó con Annie tanto tiempo?

“En parte fue práctico… Necesito transporte y ella es mi transporte”, dice Kathleen, ahora de 73 años. «Pero a medida que pasaba el tiempo, imagínense: ¡tener un coche 30 años, 40 años, casi 51 años! De ninguna manera puedo dejarla ir, de ninguna manera ni forma. No es como si fuera una parte de mí, más bien es una extensión de mí".

Cuando Kathleen celebró el 50 cumpleaños de Annie, el VW mostraba cada pedacito de su edad y algo más. Años de sol de California habían hecho que la pintura se convirtiera en un rojo más oscuro y más oscuro. Los parachoques cromados estaban picados y Kathleen estaba acostumbrada a sostener sus ventanas de ventilación abiertas con cordel. Ese número de 350,000 millas era una estimación algo baja; Kathleen había visto el odómetro voltearse tantas veces que había perdido la cuenta.

Pero Annie nunca fue una reina del garaje, y la propia Kathleen todavía tiene kilómetros por recorrer todos los días. Ella trabaja en una boutique cercana que ofrece prótesis y comodidad a pacientes de cáncer de mama y sobrevivientes, un lugar que descubrió después de uno de sus tres combates con cáncer de mama.

"He tenido muchas cirugías, muchas infecciones y muchas complicaciones. Sin embargo, aquí estoy sentada y estoy muy feliz", afirmó Kathleen. “Y todavía amo la vida”.

Kathleen Brooks conduce su Volkswagen Beetle 1967 hacia la cámara.

En octubre de 2017, Kathleen prestó a Volkswagen a Annie para su restauración en Puebla. Antes de que el camión de remolque llegara para transportar a Annie, Kathleen escribió una carta a la gente que la restauraría:

“Annie me hace pensar mucho en mí misma: vieja, degradada, oxidada, magullada y abollada. Sus rines están terriblemente oxidados, ya que son de repuesto; los originales se los robaron hace muchos años. Al igual que yo, va cuesta arriba lentamente y funciona mucho mejor cuando hace frío...

La llamo Annie porque estuvo en mi vida durante mucho tiempo. Ella estuvo conmigo a través del matrimonio y el divorcio, la compra de una casa, mi propio negocio, varios trabajos, tres episodios de cáncer de mama...

¡No podría decirte cuántas personas se detienen y me preguntan sobre mi auto! Los niños la adoran y muchos adultos comienzan una conversación con "Yo también tenía un Bug..." Cada vez que alguien me pregunta si me gustaría venderla, digo: "Te agregaré a la lista de espera ”.

 

Fotos de Kathleen Brooks despidiéndose de su Beetle 1967 original de Volkswagen, colocadas encima de unas letras antiguas.
El equipo de Volkswagen México en Puebla trabaja en la restauración del Beetle 1967 de Kathleen Brooks.

Puebla fue construido en 1965 para ensamblar el Volkswagen Beetle original para México y Sudamérica. El último Beetle refrigerado por aire del mundo salió de Puebla en 2003, y la planta ha construido todos los Beetle de la era moderna, incluido el Final Edition 2019. Era el lugar natural para que Annie recuperara la salud.

El proyecto encontró su gerente en Augusto Zamudio, ingeniero del taller de mecatrónica. Se ofreció como voluntario porque restauraba "vochos", la jerga mexicana para los VW Beetles, en su tiempo libre. El primero fue un Beetle de 1967, al igual que Annie.

“Puede haber otros autos que sean más elegantes o más rápidos, y siempre atraerán la atención de la gente”, comenta Zamudio. “Pero siempre será un auto alegre, ya sea en Japón, Alemania o en cualquier parte del mundo”.

El objetivo del equipo: hacer que Annie vuelva a estar en camino. No una pieza de museo, o una recreación perno por perno de un modelo de 1967, sino un Beetle que Kathleen Brooks podría disfrutar en los años venideros.

Restauración de Annie en Puebla

Pero cuando Annie llegó a Puebla, empezaron a acumularse rápidamente dificultades con la restauración. Cinco décadas de aire salobre habían desgastado las esquinas del piso hasta el punto de que los pasajeros podían ver el suelo. El motor original había perdido gran parte de su potencia. Kathleen necesitó un cojín adicional para atender la cuestión del asiento hundido original. Un par de piezas se reforzaron con madera.

Recurriendo a voluntarios de toda la fábrica, aprendices de su programa de aprendizaje y el conocimiento de ensambladores experimentados, el equipo de restauración de Annie finalmente creció a al menos 60 personas,incluidas las que construyen prototipos para modelos modernos de Volkswagen.

 

Fotos del equipo Volkswagen de México en Puebla trabajando arduamente en la restauración del escarabajo de 1967 de Kathleen Brooks, situado junto a una caja de herramientas.

 

El primer paso fue transportar a Annie, catalogar las necesidades y luego descubrir cómo abordar cada desafío. Por ejemplo, Zamudio quería retomar el color original de Annie, pero las etiquetas con el color de pintura de fábrica se habían desintegrado hacía mucho, y el exterior de Annie se había desteñido de tal manera que se veía color granate opaco con manchones aquí y allá. La solución fue hacer juego con el color del interior de la guantera, que tenía el tono original y estaba casi intacta a pesar del tiempo.

El motor de 1.500 cc se derribó hasta los pernos y el bloque de cilindros desnudos, luego se limpió y se reconstruyó con piezas mejores que las nuevas y un aumento de potencia. Lo mismo para los frenos, reemplazado por el sistema de frenos de disco de modelos posteriores. Las ruedas de repuesto y los tapacubos cromados fueron obtenidos de un Karmann Ghia. La carrocería fue despojada, reparada y reforzada, con puertas de un modelo de 1980.

Fotos de los resultados finales y del equipo Volkswagen de México en Puebla que completó la restauración del Beetle de Kathleen Brooks de 1967.

Desde el repintado en la cabina de pintura de última generación hasta la compra de nuevos parachoques, faros actualizados y toques especiales como una baca de techo, el equipo finalmente reemplazó aproximadamente el 40 por ciento de Annie, restaurando algunos 357 componentes en el camino. Cuando el equipo terminó, Annie pasó por algunas de las mismas pruebas de shakedown utilizadas para los Volkswagen modernos y recibió una ceremonia especial de despedida en la fábrica.

En total, la restauración tomó 11 meses.

“Este auto se ha convertido en algo especial para todos nosotros”, dice Augusto. “Annie es un auto muy especial para Kathleen y también para mí. Ahora no soy la misma persona. Tengo que construir el auto de mis sueños”.

El regreso de Annie

Kathleen Brooks llegó a la playa en Encinitas, California, sabiendo sólo que Annie regresaba. No había visto ninguna foto del progreso de Annie desde que se fue la grúa. Durante ese tiempo, tenía la pesadilla ocasional de que Annie se estaba transformando en algo extraño: una camioneta o una camioneta camper envuelta en aislamiento de la casa. Algo que no sea Annie.

Estaba de pie, de espaldas a la carretera, mientras Augusto se acercó manejando a Annie y tocó el claxon dos veces. Kathleen volteó y, durante unos segundo, se quedó sin palabras.

 

Fotos de Kathleen Brooks al volante de su Beetle 1967 restaurado y del auto en la playa, colocado sobre una toalla de playa y arena.

 

"Esto es lo que soñé, pero no tenía idea de que se vería tan bien", dice Kathleen. “En una escala del 1 al 10, quería un 10. Ella tiene un 25.

El equipo de restauración de Puebla había preparado una serie de sorpresas para Kathleen. Los nuevos asientos llevan los nombres de "Kathleen" y "Annie" bordados en los respaldos. Reconstruyeron todas las calcomanías antiguas que Annie llevaba por décadas para aplicarlas de nuevo. Y le escribieron una carta a Kathleen.

Kathleen agradeció a Augusto y a su colega de Puebla, Alejandro Tecuanhuehue, quien le mostró algunos de los nuevos detalles y florituras especiales de Annie. Luego, se despidieron y le devolvieron las llaves a Annie. Kathleen dio unas cuantas vueltas de prueba en el estacionamiento, con el sol poner en las olas. Annie era un poco más ruidosa, más fuerte y más brillante que antes, y seguía siendo un Beetle.