Vista de ¾ delantera del Volkswagen ID.4 del 2021.

El largo recorrido de los vehículos eléctricos, desde el Elektro Bus hasta el Volkswagen ID.4 EV y más

17 de mayo de 2022

17 de mayo de 2022

El SUV VW ID.4 totalmente eléctrico marca la culminación de casi cinco décadas de trabajo de Volkswagen estudiando cómo hacer que los vehículos eléctricos sean accesibles en todo el mundo. Desde los primeros experimentos hasta los conceptos que invitan a la reflexión, cada proyecto superó los límites de las tecnologías disponibles. El siguiente es un repaso de los vehículos VW que allanaron el camino al futuro de los vehículos eléctricos.
 

Vista lateral del Volkswagen Elektro-Bus 1972 con la puerta abierta.

 

1972: Elektro-Bus/Elektro-Transporter

A principios de la década de 1970, la subida de los precios del petróleo y la escasez de combustible llevaron a Volkswagen a explorar trenes motrices alternativos. Un equipo de 11 personas desarrolló un sistema de batería que alimentaría el primer vehículo conceptual totalmente eléctrico de Volkswagen –el Elecktro Bus– en el Centro para la Investigación del Futuro en Wolfsburgo, Alemania.

El Bus de 1972, que tuvo una breve producción de unos 120 vehículos, funcionaba con pesadas baterías de ácido-plomo de baja capacidad. Al igual que en los vehículos eléctricos más modernos, el paquete de batería estaba ubicado en el piso del vehículo en el centro del chasis, un lugar necesario dado su tamaño y su peso de 1,847 lb. Sin embargo, a diferencia de los vehículos de la actualidad, su autonomía era de apenas 25 millas, y la velocidad máxima era de solo 43 millas por hora.

 

Vista de ¾ delantera del Volkswagen Golf Mk1 eléctrico del 1976.

 

1976: el Golf Mk1 eléctrico

A primera vista, el vehículo conceptual eléctrico Golf Mk1 lucía como cualquier otro auto con compuerta trasera Golf, pero en lugar de un motor de gasolina de cuatro cilindros, tenía un motor eléctrico de 27 caballos de fuerza y una caja de cambios manual de cuatro velocidades. La autonomía del auto era de apenas 31 millas. Cargar las baterías de ácido-plomo de 16.6 voltios mediante una conexión de 220 vatios demoraba seis horas, y el paquete de batería era tan grande que debían quitarse los asientos traseros del Golf. Los ingenieros de Volkswagen conducían regularmente el modelo en condiciones normales de tránsito para recoger información que ayudara a mejorar las baterías en futuros modelos.

 

Vista de ¾ delantera del Volkswagen Golf I CitySTROMer de 1981.

 

1981: Golf I CitySTROMer

Basándose en la experiencia con el primer Golf eléctrico, Volkswagen trabajó con una empresa alemana de servicios públicos para desarrollar el concepto. En total, se construyeron unos 25 vehículos prototipo, conocido como el Golf CitySTROMer, como parte de una producción a pequeña escala. El CitySTROMer se considera uno de los primeros vehículos eléctricos aptos para uso diario, con espacio para cuatro personas. Su autonomía era de aproximadamente 37 millas y podía recorrer alrededor de 62 millas por día con tiempo para recarga.

 

Vista de ¾ delantera del​​​​​​​ Volkswagen Golf II CitySTROMer de 1985.

 

1985: Golf II CitySTROMer

El Golf II CitySTROMer fue el primer vehículo eléctrico construido por Volkswagen para la producción en serie y la eventual venta al público en Alemania. Aunque la autonomía del Golf II CitySTROMer se redujo ligeramente a 31 millas respecto de su predecesor, ofrecía la innovación de baterías de electrolito gelificado con 11.4 kWh de energía, reduciendo el peso lo suficiente como para permitir una velocidad máxima de 62 mph con su motor eléctrico de 31 hp. Los 70 CitySTROMers se utilizaron principalmente para servicio al cliente por parte de empresas de electricidad.

 

Vista de ¾ trasera del Volkswagen Jetta CitySTROMer de 1988.

 

1988: Jetta CitySTROMer

Muchos de los primeros prototipos de vehículos eléctricos se diseñaron teniendo en cuenta las limitaciones de la antigua tecnología de baterías. El vehículo conceptual Jetta CitySTROMer fue un primer experimento con tecnologías más nuevas, que utilizaba la química del sodio-azufre en lugar de las tradicionales baterías de ácido-plomo. El paquete pesaba la mitad que las baterías anteriores, lo que le daba al Jetta hasta 75 millas de autonomía y una velocidad máxima de 65 mph –ambas extraordinarias para su época– pero la tecnología no resultó apta para la producción masiva.

Vista de ¾ delantera del Volkswagen Golf Mark III CitySTROMer de 1993.

 

1993: Golf Mark III CitySTROMer

Cuando se lanzó el Golf Mark III, Volkswagen revivió la línea CitySTROMer una vez más con la última tecnología disponible. Las 16 baterías de gel podían ofrecer una autonomía de hasta 55 millas, pero ahora el vehículo podía recargarse hasta aproximadamente el 80 % en 1.5 horas en una conexión de energía europea. El Mark III CitySTROMer también ofrecía la capacidad de recuperar energía a través del frenado, un componente clave de los vehículos eléctricos modernos. Durante tres años, 120 de los vehículos se construyeron y vendieron en Alemania.

 

Vista de ¾ delantera del vehículo conceptual Volkswagen NILS del 2011.

 

2011: Vehículo conceptual Volkswagen NILS

Con la llegada de las baterías de iones de litio, los fabricantes de automóviles consideraron formas muy creativas de innovar con la nueva tecnología. Presentado en el Salón del Automóvil de Fráncfort de 2011, el auto conceptual NILS fue uno de los vehículos más radicales de Volkswagen jamás mostrados: una versión futurista de un auto de cercanías basada en los vehículos "burbuja" de los años 50 y en los autos de carreras monoplaza. Con una autonomía de aproximadamente 40 millas a partir de un paquete de batería de 5.3 kWh, el NILS podía llegar a 60 mph en unos 11 segundos y demoraba alrededor de dos horas en recargarse. También demostró una primera versión de control automático de velocidad y frenado por radar.

 

Un hombre conduce el Volkswagen e-Golf del 2013 por la carretera mostrando la vista de ¾ delantera del vehículo.
1
1.
Se muestra el modelo europeo. Las especificaciones pueden variar.

 

2013: e-Golf

El e-Golf fue el primer modelo Volkswagen producido en gran volumen con un accionamiento puramente eléctrico y fue el primer Volkswagen totalmente eléctrico que salió a la venta en Estados Unidos. El auto ofrecía todos los beneficios de un auto compacto de los más vendidos, combinados con cero emisiones de combustión, una autonomía estimada por la EPA de 83 millas al momento del lanzamiento y una experiencia de conducción prácticamente silenciosa. Utilizando la tecnología de carga rápida (CCS), su batería de iones de litio de 24.2 kWh podía cargarse al 80 % de su capacidad en aproximadamente 20 minutos. Los modelos posteriores ofrecían una autonomía estimada por la EPA de 125 millas gracias a baterías más densas en energía.

 

Vista aérea del modelo 2018 del Volkswagen ID. R Pikes Peak circulando por la carretera.

 

2018: el ID. R Pikes Peak

El ID. R Pikes Peak fue el primer auto de carreras totalmente eléctrico de Volkswagen e hizo historia en la carrera anual Pikes Peak International Hill Climb en Colorado. Diseñado desde cero con la máxima eficiencia aerodinámica, el modelo para automovilismo obtenía su potencia de dos motores eléctricos en cada eje, con un total de 671 hp y 479 lb-pie de torque, variable en las cuatro ruedas. El auto no solo ha batido el anterior récord eléctrico, sino también el récord general, por 16 segundos.

 

Vista de ¾ delantera del Volkswagen ID.4 del 2021 circulando por la carretera.

 

2021: Vehículo eléctrico Volkswagen ID.4

El primer SUV totalmente eléctrico de Volkswagen llegó en 2021 con una autonomía estimada por la EPA de 260 millas para el modelo Pro con tracción en las ruedas traseras, 201 hp, capacidad de carga rápida de CC y muchas características y tecnología que ayudan a que sea más fácil que nunca adoptar el estilo de vida de los vehículos eléctricos. El ID.4 del 2022 añadió 15 millas de autonomía para una autonomía estimada por la EPA de 275 millas en el ID.4 Pro con tracción en las ruedas traseras. Y desde frenos regenerativos hasta una avanzada batería de iones de litio en un vehículo con espacio para cinco pasajeros, el ID.4 muestra lo mucho que ha avanzado la tecnología de los vehículos eléctricos en los últimos años.